No todo el monte es orégano

En mi crónica de experiencias y sensaciones de mi #NuriaGlamTourMadrid  os relataba lo maravilloso que tiene, la mayoría de veces, ser escort y disfrutar de la compañía de personas que hacen que mi vida sea más interesante y bonita. Pero es cierto que no todo el monte es orégano ni todo el monte es un orgasmo permanente.

Las escorts, las prostitutas, las putas, utilicemos la definición que utilicemos, no somos objetos. Somos personas con vida propia, con trabajos alternativos en algunos casos,  con amigos, muchas con pareja e hijos, con familia y con derecho a disponer de su propio tiempo y sobre todo con derecho al RESPETO.  

Algunos se creen que somos seres inertes y que debemos aguantar todas las locuras y ocurrencias. Que somos objetos disponibles para cualquier juego a cualquier hora.

A mi, personalmente, me encanta jugar. Los que me conocéis lo sabéis muy bien. Pero los juegos tienen que ser compartidos y disfrutados por ambas partes. 

Lamentablemente hay personas que se creen que pueden disponer del tiempo y de la paciencia de las escorts a su antojo. Desde quien se orgasmea enviando decenas de emails desde distintas direcciones solicitando encuentros que nunca se produciran, a pajilleros en busca de una cutre conversación de whatsapp, a fantasmas con enfermedades mentales como este del que adjunto el detalle de los mensajes recibidos y como acabé la historia.

sumiso-1-694x10241

Al principio pasé de él, no es el primero que me ofrece servicios de este tipo y hasta el día de hoy siempre han sido personajes molestosos y cobardes que sólo buscan una relación virtual escondidos detrás del ordenador…pero pensé: a este no me lo quito de encima los días que esté en Madrid y no quiero que me amargue. Y así lo corté por lo sano:

 

y la lista de la compra seguía, seguía y seguía…

 

 

 

 

 

 

 

¿Y cuál fue su reacción? NINGUNA, como era de esperar.

Gracias porqué continuáis existiendo personas exquisitas y encantadoras con las que vivo magníficas experiencias y comparto instantes mágicos.