Regalo de Reyes

Relato a tres

Desde que me inicié en este fascinante mundo he vivido decenas de situaciones y he conocido multitud de vivencias personales, de modos distintos de ver el mundo, la vida y el sexo. Sin embargo, tal vez ninguna me dejó el agradable sabor de boca que experimenté con la que he iniciado este 2017. He sentido vuestros deseos morbosos, vuestros deseos de diversión, vuestra curiosidad en ocasiones e incluso también, porqué no decirlo, la soledad. Pero mi regalo de Año nuevo fué compartir el AMOR. Esta es, tal vez, la experiencia más fascinante y placentera que he vivido. Os cuento mi punto de vista.

Núria. El preludio

Hace unas semanas me llamó Ángel Francisco pidiéndome información de mis servicios para compartirlos con Olga, su pareja. Ella apenas tenía experiencias lésbicas, pero Olga quería hacer realidad el deseo de Ángel Francisco y él, a su vez, quería hacer un regalo de Reyes muy especial a Olga, siendo el centro del placer a cuatro manos, y para ello me eligieron.

Os confesaré que siempre que me elegís para compartir vuestros sueños eróticos me provocáis un inconfesable escalofrío de placer. En esta ocasión, sin embargo, a esa sensación se sumó un cierto nerviosismo por el proceso de selección al que Ángel Francisco me proponía someterme. El siguiente paso sería recibir la llamada de Olga, para intercambiar sensaciones telefónicas, y si le gustaba, finalmente debería superar dos pruebas físicas. Primero la de Ángel Francisco y la posterior de Olga.

El día acordado quedé en un café cercano al lugar de encuentro. Allí me reuní con Ángel Francisco. Era un hombre maduro y atractivo. Por su reacción al verme intuí inmediatamente que había superado el primer filtro. Mantuvimos una larga conversación en la que me contó la relación de profundo y sincero amor que le unía a su pareja y su deseo de compartir este pequeño regalo de morbo y placer. Su deseo era que si superaba la prueba de Olga, el centro del placer en nuestro encuentro debía ser ella, por lo que me pedía que la tratará con la mayor ternura posible, y que solamente tuviera contacto físico con ella. El mayor regalo para él era el placer de Olga.

No voy a negar que por un lado me fascinó su profundo amor y por otro me llenó de responsabilidad para estar a la altura de sus deseos. Mientras interiorizaba la situación en el ascensor subí sola para que Olga eligiera con absoluta libertad si Nuria Glam era la persona con la que había soñado.

Olga. El juego

Esa tarde estaba realmente nerviosa, estaba a punto de vivir mi primera experiencia con otra mujer y tenía mis dudas. Encendí unas velas para dar calidez a la habitación y empezaron a sonar las primeras notas de “Emmanuelle” cuando oí tus dedos golpear suavemente la puerta

Al abrir, mi corazón estaba a punto de estallar. Iluminada por la calidez de la velas apareciste tu. Me fascinó la luz de tus ojos y la dulzura de tu voz. Rápidamente superaste todos mis miedos. A parte de tu atractivo físico me fascinó como supiste llevar lentamente la conversación hacia terrenos donde intuiste que me sentía cómoda, como fuiste capaz de llenar el espacio con un halo de seda que cubrió la habitación y mi cuerpo de ternura, de deseo, de pasión, de valentía para superar el miedo y de placer para compartirlo.

Sin darme a penas cuenta cogiste mi mano, besaste mi cuello y con una delicadeza extrema desnudaste nuestros cuerpos de ropa y de verguenza. Como acariciaste mis pechos, besaste mis pezones y con tus dedos provocaste un escalofrío de placer que sentí en cada rincón de mi piel. Suave y lentamente rodeaste mi cintura, me abrazaste y fundiste nuestros cuerpos entre caricias y suspiros.

Ángel Francisco. El placer del Amor

Con Olga nos mueve un profundo, sincero e intenso Amor. Vivimos el sexo con la misma intensidad y el mismo deseo a pesar de los años pasados y compartimos sueños, deseos y vivencias. Olga me envió un whatsapp para que subiera a la habitación en 20 minutos. Cuando abrí la puerta apareció ante mí la viva imagen de mi deseo, de nuestro juego compartido. La luz bañaba con un juego de mágicas penumbras vuestros cuerpos desnudos y jadeantes. A pesar de la distancia los sentía excitados y la luz de la mirada de Olga me confirmó el profundo placer que experimentaba.

Lentamente la tumbaste en la cama, cubriste su cuerpo con un manto de besos y de caricias a los que ella respondía con suspiros de su irrefrenable placer. Me fascinó como fuiste capaz de convertir mi deseo de amor en placer para Olga. Con ternura, con delicadeza, con la magia del sexo.

Te quiero dar las gracias Nuria Glam por tu capacidad de sentir y hacer sentir, de compartir y de convertir el juego de caricias en placer. Tu capacidad de hacer gozar y de hacerla disfrutar. Tu capacidad para convertir el sexo como la máxima expresión del amor. Gracias Núria por ayudarme a decirle a Olga: Te amo profundamente, tu placer es mi placer.

Núria, Olga y Ángel Francisco

#NuriaGlamExperience

Tel: 674 253 496

nuriaglam.com@gmail.com

@NuriaGlamEscort…sígueme

 

Save