Sorpresa !!

Viernes 14,00 horas. Cerraba el ordenador y me disponía a salir de mi oficina para disfrutar un largo fin de semana de descanso y sexo, cuando oí el sonido de un nuevo mensaje entrante. Era Joan, mi amante más tierno y cándido.

“Hola Núria, ¿tienes la tarde libre? Me gustaría verte y disfrutarla contigo. He preparado una sorpresa para ti…”

Le contesté de inmediato: “Hora y lugar, estoy deseosa de disfrutar tu sorpresa. Una buena manera de empezar el finde J

A las 6 en punto llamaba al timbre del apartamento. Salí del ascensor y encontré la puerta abierta. Olía a sándalo y estaba iluminado ténuemente. En el ambiente flotaban las primeras notas del piano de Ray Charles. Desde la penumbra se acercó Joan. Rozó su cuerpo suavemente con el mío, me abrazó y nos fundimos en un beso, suave, tierno, profundo y apasionado mientras me susurraba: “Tenía ganas de ti. Te he preparado una sorpresa…” Desanudó su corbata sin dejar de besarme, la deslizó a través de su nuca y dándome la vuelta vendó con ella mis ojos, mientras sonaban las últimas notas de la canción fue desnudándome con ternura y delicadeza.

Las últimas notas de “in the evening” dejaron de flotar ingrávidas en el aire y noté como Joan se alejaba de mí y el silencio del apartamento y la soledad de mi cuerpo desnudo, invadieron el espacio y acrecentaron mi excitación. De pronto, la dulce voz de Katie Melua rompió la tensa espera e inundó la sala y con ella unas manos desconocidas recorrieron mi espalda desde la nuca hasta las nalgas mientras un escalofrío de placer recorría mi columna en dirección contraria. Sentí sus largas uñas recorriendo mi piel con habilidad, mientras el deseo invadía mi cuerpo, Joan se acercó, beso mi cuello mientras yo le susurré: “¿Te apetece ver cómo me como un coñito?”

“Shhhhhhh”, contestó poniendo su dedo índice sobre mis labios, “Déjate llevar. Has sido la más tierna y dulce amante, pero hoy me apetece conocer a la mujer más puta” y me besó con pasión, mientras su amiga apretaba sus pechos en mi espalda y acariciaba mi nuca con sus labios y sus manos recorrían mi cuerpo desnudo. La música penetraba en nuestros sentidos, el sándalo invadía el espacio y mi coño mojado ardía de deseo. Mis manos buscaron a tientas el cuerpo de la amiga de Joan situada tras de mí y recorrieron su cuerpo con el deseo de sentir su piel, acariciar su sexo y sentir su deseo en mis dedos. Recorrí su espalda, sus sorprendentemente duras nalgas y busqué con pasión su sexo. Y encontré su sexo y también mi sorpresa: “Cabrón no es una chica. Es un travestí…dotadísimoooo. … Qué monumento de polla” grité entre sorprendida y excitada mientras mi sexo chorreaba por el morbo que invadió mi cuerpo. “Te lo dije, quiero a la mejor puta y ésta serás tú” contestó Joan.

Tras mi descubrimiento, liberó mis ojos de la corbata por lo que mis percepciones tomaron formas y mis manos buscaron las dos pollas que me rodeaban mientras nos fundíamos en un beso a tres. Me excitaba menear la polla de Laura, así se llamaba mi sorpresa, mientras sus pezones erectos rozaban mis tetas y mi boca se fundía con su boca. Me arrodillé y empecé a comérsela mientras ella se acariciaba las tetas y mesaba mis cabellos. Joan situado tras de mí, me empujaba con su polla, tal como si me follara la cabeza, contra la polla de Laura marcando el ritmo y la profundidad de mi felación. En esos momentos mi coño ya chorreaba y sólo deseaba una cosa: sentir esa extraña combinación de pollas y cuerpos llenando mi cuerpo.

Cuando pude grité: “Quiero que me folléis a duo”

Tumbé a Laura y monté encima de ella mientras ofrecía mi culo a Joan. Me apetecía sentir su polla caliente en mi coño mientras nuestros pechos se masajeaban por el movimiento de nuestros cuerpos y el empuje de Joan mientras follaba mi culo.

Me excita sentir los gemidos y la respiración entrecortada que provoca el placer a tres. El morboso placer que recorre mi cuerpo sintiendo las dos pollas dentro de mí y la electricidad que provoca en mi piel la fricción de los cuerpos excitados.

Suspiros, placer, deseo, morbo, besos , cuerpos prohibidos, sudor, placer y más placer hasta llegar a un orgasmo mágico a tres bandas que explotó cuando Joan, que masturbándose en mi espalda, me baño con su leche caliente, mientras nuestros cuerpos se agitaban presos del placer más intenso. Al cabo de un rato, aún con el cuerpo de Laura y el mío fundidos en un abrazo sentí como Joan, suavemente recorría con su lengua mi espalda limpiando la leche que bendecía mi cuerpo y con mi lápiz de labios escribió sobre mi espalda sudorosa aún: “Núria la más dulce amante y la mejor puta”

NG